Semana #3: Crecimiento

Día 17: El poder de la oración

27 de septiembre de 2019

 Si realmente supiéramos lo que la oración alcanza, estaríamos orando constantemente como podemos leer en 1 Tesalonicenses 5:17. Un vistazo general en las páginas de la Biblia nos muestra un poco de lo que la oración puede lograr:

 La oración de Abraham produjo un hijo.

La oración de Jacob precedió un tiempo de reconciliación con su hermano.

La oración de Moisés liberó a una nación de la esclavitud.

La oración de Moisés protegió a una nación de la destrucción.

Las oraciones de Israel trajeron maná del cielo.

La oración de Josué resultaron en victoria.

La oración de Gedeón ayudaron a salir de la opresión.

La oración de Manoa trajo la dirección de Dios.

La oración de Ana le dio un hijo.

Las oraciones de David restauraron su relación con Dios.

La oración de Salomón le bendijeron con sabiduría.

La oración de Elías causó una sequía.

La oración de Elías levantó el hijo de una viuda de la muerte.

La oración de Elías hizo descender fuego del cielo.

La oración de Elías cesó la sequía.

La oración de Esdras avivó al pueblo.

La oración de Nehemías le ganó el favor ante la vista del Rey.

La oración de Daniel le cerró la boca a los leones.

La oración de Jonás le salvó del vientre de un gran pez.

La oración de María la hizo la madre del mesías.

La oración del leproso le dio sanidad.

La oración del centurión romano le salvó la vida a su siervo.

La oración de dos ciegos restauraron la vista.

La oración de Pedro en el mar de Galilea lo ayudó a no morir ahogado.

La oración de Jesús en Getsemaní, le trajo un ángel para consolarle.

Las oraciones de los apóstoles resultaron en el Día de Pentecostés.

La oración de Pedro levantó a Dorcas de la muerte.

La oración de Cornelio trajo el pentecostés al mundo gentil.

Las oraciones de la iglesia en Jerusalén liberaron a Pedro de la cárcel.

La oración de Pablo trajo sanidad al gobernador de Malta.

¿Puedes creerlo? ¡Esta es una lista parcial! Una lista comprensiva de lo que la oración solo ha hecho en la vida de las personas que están grabadas e la Biblia. Poco imaginamos lo que Santiago escribió: “¿Alguno de ustedes está pasando por dificultades? Que ore. ¿Alguno está feliz? Que cante alabanzas. ¿Alguno está enfermo? Que llame a los ancianos de la iglesia, para que vengan y oren por él y lo unjan con aceite en el nombre del Señor” (Santiago 5:13-14, NTV).

 El predicador y autor norteamericano, E.M. Bounds una vez escribió: “Dios no hace nada mas que contestar nuestra oración.  La oración es el medio por el cual Dios, sana. Es a través de la oración que abre las puertas de la prisión para salvar vidas. Es a través de la oración que trae reconciliación y victoria. A través de la oración, frustra a los opresores, envía lluvia para la tierra y despacha ángeles. Es a través de la oración que Dios calma tormentas y levanta muertos.”

 Estos son el tipo de cosas que vienen a nuestra mente cuando leemos: “La oración ferviente de una persona justa tiene mucho poder y da resultados maravillosos” (Santiago 5:16, NTV). La oración cambia las cosas, pero eso no es lo único que hace la oración.

 La oración también nos cambia a nosotros. Cuando oramos nuestros miedos pueden ser aliviados, nos inunda Su paz, nuestra fe crece y maduramos. Cuando oramos podemos entregar nuestras preocupaciones a Dios y descansar en que Él hará a Su tiempo. Cuando oramos desarrollamos confianza en Aquél que nos creó y es Todopoderoso. Cuando oramos podemos recibir orientación y dirección. Si crees en lo que dice la Biblia sobre la oración entonces orarás continuamente por todas las circunstancias de tu vida y la de otros.