SEMANA #3: CRECIMIENTO

Día 16: Un tiempo diario con Dios

26 de septiembre de 2019

 Si has comenzado el Reto Metropolitano de los 30 días desde el primer día, ya has completado la mitad de esta jornada. ¡Felicidades! Las posibilidades son que durante los pasados 15 días te hayas encontrado con algunos obstáculos en el camino. Tal vez hayas omitido un día que otro.Tal vez hayas perdido el entusiasmo inicial que tuviste al principio de este proyecto.

 No te rindas. Permite que este día- que es la mitad del camino- sea una renovación de tu compromiso para ver este proyecto hasta el final. Después de todo, quiere ver los beneficios. ¿Verdad?

 Es muy probable que estés tan ocupado en la vida que pierdas un poco de la visión de hacia donde te diriges. En una ocasión, un piloto en la Segunda Guerra Mundial  que volaba sobre el Océano Pacífico cuando lo llamaron por el radio desde el radar dijo: “Estoy perdido. No te una una idea hacia donde voy, pero lo estoy haciendo en tiempo récord”.

 Así es. Pudieras estar haciendo un buen tiempo, pero si no sabes hacia donde vas y por que, no hay mucha importancia en llegar allí. Un tiempo diario con Dios puede cambiar eso. Te puede reorientar. Puede re-energizarte. De hecho, hablar con Dios en oración y dejarle que te hable desde su palabra es esencia para tu crecimiento espiritual.

 Es muy fácil dejar que tu tiempo diario con Dios se convierta en una fuente de culpa y ansiedad. Pero no tiene que ser tres horas de rodillas cerca en tu cama. Pudiera ser 15 minutos con una taza de café. Pudiera ser 10 minutos de camino a tu trabajo. Pudiera ser 5 minutos cada noche – luego que tus doce hijos se acuesten a dormir.

 Comoquiera que parezca para ti, un tiempo diario con Dios en oración y lectura de la Biblia es vitalmente importante. Podemos leer en la Biblia: “Él, por su parte, solía retirarse a lugares solitarios para orar” (Lucas 5:16, NVI). Jesús era una persona muy ocupada en su tiempo. Tenía personas para visitar, sanar, enseñar, etc.

 Jesús era un hombre muy ocupado. Sin embargo, sacaba tiempo para retirarse y tener momentos con Dios ya que eso era su fuente de fortaleza y energía. ¿No crees que necesitas ser fortalecido tanto como Jesús lo necesitaba?

 Algunas sugerencias:

  1. Escoge un tiempo específico del día para encontrarte con Dios. Un horario que realmente puedas cumplir. Anótalo en tu calendario y pon una alarma de recordatorio. Si has estado haciendo este reto y llevando a cabo los diarios reflexivos a la misma hora todos los días, probablemente es una buena idea seguir con ese horario y esa rutina.

  2. Escoge un lugar para retirarte. Jesús se retiraba a lugares solitarios en donde no había distracciones ni interrupciones para poder estar a solas con Su Padre. Debes escoger un lugar donde no haya distracciones para tener tu tiempo con Dios.

  3. Ten un plan. Esto no debe ser complicado. Puedes tener 5 minutos de adoración y gratitud, luego la lectura bíblica y finalmente una oración en donde presentes peticiones. Otra opción es escuchar música y luego unos minutos meditación, oración y lectura de la Biblia. También pudieras alternarlo. Tu plan es lo que definas hacer. Lo importante es que tengas un plan diario.

  4. Sé consistente. Se dice que se necesita repetir lo mismo por 21 días para que se convierta en un hábito. Si trabajas para llevar a cabo este plan por 21 días consecutivos te maravillarás del crecimiento que experimentarás y los cambios que tendrás en tu mente, corazón y en toda tu vida.